Dìa Humano

Vivían en el tiempo; haciendo especial uso de los intermedios de los juegos cotidianos.
Se sabían liebres o tormenta; cantaban por las mañpanas; aullaban por las noches.
Se miraban como extraños conocidos.
Venían del nomadismo crónico, pero se permitían escalas en casas escalonadas.

Construían la felicidad en esos remanzos de aislacionismo consciente o cuando descargaba la lluvia arriba de sus narices -siempre se llevaba los viejos escaparates oxidados-.

Habían muchas miradas con el mismo sabor; dedos que se tocaban calvos; ánimas presentes acompañando los aires de desánimo y mucha más lluvia.

De amor, qué decir. Decir que se manifestaba en notas musicales en todas las escalas: del si (claro), del (por) fa, del mi y del tu también.

De la magia: activada en pasos de baile alrededor del fuego.
Del calor y del frío, de las mutaciones de los conceptos invisibles, de la felicidad en lo de siempre pero con felicidad, del amor de nuevo.

Un día humano que era tan humano. Para ellos que lo eran salvo en días especiales de sincronías cósmicas-en donde algunos tenían rostro de liebre o energía de tormenta-. Pero en general eran humanos con todas las ganas de serlo, explotando en potencials impensados de increíbles elecciones felices.

Libre como el viento

El mensaje llega en pequeñas dosis: cuando el pestañeo es más largo, entre pestaña y pestaña.

Ahí, estar atento, siempre con el cuerpo en quietud y los ojos hacia arriba como el lagarto.

Del tiempo no se sabe.
Se sabe que si llega se escucha con todo y también con el oído.

Ese pestañeo fue en una casa del pan, rodeada de algunas personas circunstanciales y un par de moscas habituales que venían al caso.

Susurró el mensaje sobre la libertad, no lo de siempre.
No fueron palabras, fue el mismo -susurro- el que habló-

-Y ni habló- enseñó sus plumas transparentes haciendo muestra obvia de su presencia.

Es
Presencia.
y un viento que flota alrededor
-siempre que quieras

Una IdeA

Quería escribir una idea porque normalmente se le iban volando por la punta de los pelos.
Era una idea, al fin y al cabo, las ideas suelen volar o sobrevolar la parte superior de la cabeza.
Por eso intentaba darle forma en conjuntos y conjuros de letras.

Tal vez no era lo mejor escribirla, pero lo hizo en algunas pruebas tímidas.
Comenzaba y terminaba con la misma letra y tenía que ver con el proceso de des-identificación de las verdades absolutas y los absolutistas de las verdades.

Entre medio, bordeando los conceptos con dorado, se producían acartonamientos por confusión o por temor a lo desconocido. Pero era parte de ese hermoso caos de verdades polares en donde la exigencia y la creatividad se miraban con desafío.

Sí sabía que extrañaba los caminos recorridos pero por el amor de haberlos recorrido, y que ahora sus nuevos caminos eran posibles gracias también a aquellos otros.

Quizas no terminaría nunca de elaborarla, pero …
Esa era la idea.

Libre como el viento

El mensaje llega en pequeñas dosis: cuando el pestañeo es más largo, entre pestaña y pestaña.
Ahí, estar atento, siempre con el cuerpo en quietud y los ojos hacia arriba como el lagarto.
Del tiempo no se sabe.
Se sabe que si llega se escucha con todo y también con el oído.

Ese pestañeo fue en una casa del pan, rodeada de algunas personas circunstanciales y un par de moscas habituales que venían al caso.
Susurró el mensaje sobre la libertad, no lo de siempre.
No fueron palabras, fue el mismo -susurro- el que habló-

-Y ni habló- enseñó sus plumas transparentes haciendo muestra obvia de su presencia.

Es
Presencia.
y un viento que flota alrededor
-siempre que quieras

Delfines en la COsta

Que me lleven los delfines.

Antes de hacer el mismo circuito
doblé antes de.

Me tomé un café que no esperaba
y saqué el espejo del baño
-de ese baño fuera de circuito-

tiré los desechos con amor.
los miré fijo
no estaban para hablar.

cabe que siga sorprendiéndome
de mi constante
sorpresa de las cosas.

minutos espesos:
ya no voy a esos viejos juegos
aunque me encantan
y me encantan.

hoy mi `pelaje es verde
y siento astillas en la lengua
de tanto que quiero decir,
y decir con los dedos.

q me lleven!
siempre saldremos a respirar

GRAnizando

Hay una estrella dibujada en la reja, de la ventana, del primer piso de una casa más de mi vida.
Siempre me gustaron las ventanas de las casas que permiten una vista del más alla de la casa.
De las nubes, prefiero las que están bien negras asi contrastan con el cielo. Esta nube es así y ayer y hoy descargó granizos.

Hay días en que los cielos y las ventanas tienen un toque especial.
Siempre digo que es magia el fuego, el arcoiris, los rayos y agrego el granizo. Hoy esta ventana de esta nueva casa en mi vida me muestra el humor del hielo y el capricho de la nube negra.

El árbol sólo mueve su copa, dice el poeta. Es increíble y tan posible ver como el agua se transforma en una misma. Hoy sólo quiero estar junto a esta ventana y ver la transformación del agua dentro mío.

Amo cómo se desdibuja la reja cuando miro el fondo, las otras casas y cómo se incrementan los sonidos en el aire.
No en cualquier superficie pueden formarse rios, ni granizos, ni arcoiris.
Por eso hay que hacer lugar…
Y abrir la ventana

Mi LUNA

No te preocupes por mi.
Es mi orgullo.
El que llora.
-de ser.

Lo acepto todo,
Pero menos
A ti…
-orgullo.

Cuando me veas,
Con los ojos cerrados,
Recordame,
Que no pretenda desaparecer.

El amor siempre será
Amor.
Y el orgullo,
Orgullo.

Me di cuenta a tiempo,
Hoy.
Después de tarde.
Pero de qué vale el darse cuenta?
Sino lo que viene
Delante.

Me da orgullo amar?
O pensar que amo?
Cuando quiero amar
Y sentirme orgullosa,
No amo más
Que las bolsas
De etiquetas
O las etiquetas
Sin bolsas.

Cuando amo
Otra vez.
Otra vez!
Orgullo,
Llora.

Como la llorona,
Orgullo
Reite conmigo-
Pero
Amandote.

Caminos

Me salí del camino
Ahí tengo todo lo que necesito:
Otro camino

Deslumbrada muy poco,
Porque aprendí algo de las sombras.

Siento si
Nuevos nuevos nuevos
Y a los viejos viejos,
a un lado cercano.

-Como la muerte-

Y como el perro de tierra
Que está siendo cristal.

Escarpines

A la locura hay que tratarla bien: solo fumar por las mañanas un vapor de agua de montaña.Si vas a hacer pis en ese momento, imaginalo como el hilo translúcido de un barrilete cósmico.

A la locura se la trata bien porque sino sale corriendo o da un portazo pero de la puerta de atrás que no tiene puerta sino cortina.

Se la cuida: yo le tejo escarpines de papel de color metalizado y se los pongo de sombrero. (Pero lo llamo escarpines).

La locura también te cuida, porque cuando la espinita esa te pica y te pica la cabeza, ella te dice que no es real y que también podes usar un antifaz para ver en 4d.

Hoy salgo a pasear con mi locura,
Ella sale conmigo pero me dijo que se lo cuente a tod@s.

Los que creen que son cuerdos menos los sábados por la noche!

LOBA

hoy huele bien
toda esa energía

(entre gota y gota
el arcoiris)

una estrella sonó fuerte:
en mi vientre,
una canción.

la canción de la loba
que muerde la sangre
que nace en la carne
en poder
en amor.

huele bien
la transformación.