Distracción

El amor
Distraido por alguna otra sensación veraniega
Vuelve a crear las palabras
(-de un salto, hago como si escribiera
Despierta-)

En estos días
De fotos de hadas y relucientes dragones
Las poesías llegan en las voces de lo increíble,
En los Fascinantes vientos dorados
Que barren las espaldas y bosques.
En Los infinitos disparos de certezas
Que Nacen del vientre y mueren en las bocas.

Hasta yace rara la palabra
La forma está mutante
Expansiva
Estrellada.

Es verdad que existis?
Y que existe el fuego en el agua?
Que nadas en la música
como si fueran las gotas-,notas
y las notas células de todos
Flotando en el tiempo?

ya se que puedes respirar en la luna
Que siempre estas bailando
Que recorres todos los bordes de mis bordes
Como si fuera todo alma.

Se que
Ya no se.
Pero lo se.

El deleite
Hace Tan graciosos los juegos

Shhhhh
-se quiere ir la palabra-
Porque no hay ya palabras.

Se está por ir,
Relampaguea
ade tr
Tan..

Los pies

El secreto de los pies no tiene mucho secreto.

Cada mañana y cada anochecer vuelven a nacer como pies.
Las manos los ayudan y la cabeza tambièn porque tira para el otro extremo
dando sentido al arriba y al abajo.

el secreto camina solo
porque solos van
los dos pies
solos los dos.

habìa una vez unos pies muy escurridizos,
que veìan con gracia la forma de escape
a otras dimensiones de la tierra.

no podìan màs de las suspicacias cotidianas
y los entendidos mal
que los querìan hacer transitar terrenos pantanosos
esos de los pantanos dorados
llenos de flores de loto.

Calle

La callecita del medio de las otras calles,
Esa en donde vive quien sale sólo los lunes a saludar.
de izquierda a derecha,
A ambos lados y de arriba a abajo.
No importa a quién, siempre hay alguien
Siempre está el tilo en el mismo lugar
Y el gato de las tres de la tarde
Y el viejo de la cofia con su copa de vino.

La callecita está a la vista y escondida de los recuerdos habituales.
Atardece más que todo
Y primero que nada la envuelven sonidos
De pétalos crugientes consagrados en el piso.

Hay sombras multicolores
Ramas ensortijadas
Y tránsito casual.
La calle que siempre estuvo ahí.

Esa callecita,
Me dijo un sueño,
Es el guiño
De lo secreto en lo mundano,
De mis recorridos no habituales
Pero conocidos
Y de lo maravilloso

3 dedos

había mucho dinero en una mesa tridimensional.
alrededor un montón de árboles con frutos;
un gato jugando con una ramita;
una carcajada;
un río;
una música del viento y de una guitarra;
una danza;
dos seres amándose.

la mesa era tridimensional:
si la miras desde abajo
el dinero no existe.

Dìa Humano

Vivían en el tiempo; haciendo especial uso de los intermedios de los juegos cotidianos.
Se sabían liebres o tormenta; cantaban por las mañpanas; aullaban por las noches.
Se miraban como extraños conocidos.
Venían del nomadismo crónico, pero se permitían escalas en casas escalonadas.

Construían la felicidad en esos remanzos de aislacionismo consciente o cuando descargaba la lluvia arriba de sus narices -siempre se llevaba los viejos escaparates oxidados-.

Habían muchas miradas con el mismo sabor; dedos que se tocaban calvos; ánimas presentes acompañando los aires de desánimo y mucha más lluvia.

De amor, qué decir. Decir que se manifestaba en notas musicales en todas las escalas: del si (claro), del (por) fa, del mi y del tu también.

De la magia: activada en pasos de baile alrededor del fuego.
Del calor y del frío, de las mutaciones de los conceptos invisibles, de la felicidad en lo de siempre pero con felicidad, del amor de nuevo.

Un día humano que era tan humano. Para ellos que lo eran salvo en días especiales de sincronías cósmicas-en donde algunos tenían rostro de liebre o energía de tormenta-. Pero en general eran humanos con todas las ganas de serlo, explotando en potencials impensados de increíbles elecciones felices.

Libre como el viento

El mensaje llega en pequeñas dosis: cuando el pestañeo es más largo, entre pestaña y pestaña.

Ahí, estar atento, siempre con el cuerpo en quietud y los ojos hacia arriba como el lagarto.

Del tiempo no se sabe.
Se sabe que si llega se escucha con todo y también con el oído.

Ese pestañeo fue en una casa del pan, rodeada de algunas personas circunstanciales y un par de moscas habituales que venían al caso.

Susurró el mensaje sobre la libertad, no lo de siempre.
No fueron palabras, fue el mismo -susurro- el que habló-

-Y ni habló- enseñó sus plumas transparentes haciendo muestra obvia de su presencia.

Es
Presencia.
y un viento que flota alrededor
-siempre que quieras

Una IdeA

Quería escribir una idea porque normalmente se le iban volando por la punta de los pelos.
Era una idea, al fin y al cabo, las ideas suelen volar o sobrevolar la parte superior de la cabeza.
Por eso intentaba darle forma en conjuntos y conjuros de letras.

Tal vez no era lo mejor escribirla, pero lo hizo en algunas pruebas tímidas.
Comenzaba y terminaba con la misma letra y tenía que ver con el proceso de des-identificación de las verdades absolutas y los absolutistas de las verdades.

Entre medio, bordeando los conceptos con dorado, se producían acartonamientos por confusión o por temor a lo desconocido. Pero era parte de ese hermoso caos de verdades polares en donde la exigencia y la creatividad se miraban con desafío.

Sí sabía que extrañaba los caminos recorridos pero por el amor de haberlos recorrido, y que ahora sus nuevos caminos eran posibles gracias también a aquellos otros.

Quizas no terminaría nunca de elaborarla, pero …
Esa era la idea.

Libre como el viento

El mensaje llega en pequeñas dosis: cuando el pestañeo es más largo, entre pestaña y pestaña.
Ahí, estar atento, siempre con el cuerpo en quietud y los ojos hacia arriba como el lagarto.
Del tiempo no se sabe.
Se sabe que si llega se escucha con todo y también con el oído.

Ese pestañeo fue en una casa del pan, rodeada de algunas personas circunstanciales y un par de moscas habituales que venían al caso.
Susurró el mensaje sobre la libertad, no lo de siempre.
No fueron palabras, fue el mismo -susurro- el que habló-

-Y ni habló- enseñó sus plumas transparentes haciendo muestra obvia de su presencia.

Es
Presencia.
y un viento que flota alrededor
-siempre que quieras

Delfines en la COsta

Que me lleven los delfines.

Antes de hacer el mismo circuito
doblé antes de.

Me tomé un café que no esperaba
y saqué el espejo del baño
-de ese baño fuera de circuito-

tiré los desechos con amor.
los miré fijo
no estaban para hablar.

cabe que siga sorprendiéndome
de mi constante
sorpresa de las cosas.

minutos espesos:
ya no voy a esos viejos juegos
aunque me encantan
y me encantan.

hoy mi `pelaje es verde
y siento astillas en la lengua
de tanto que quiero decir,
y decir con los dedos.

q me lleven!
siempre saldremos a respirar

GRAnizando

Hay una estrella dibujada en la reja, de la ventana, del primer piso de una casa más de mi vida.
Siempre me gustaron las ventanas de las casas que permiten una vista del más alla de la casa.
De las nubes, prefiero las que están bien negras asi contrastan con el cielo. Esta nube es así y ayer y hoy descargó granizos.

Hay días en que los cielos y las ventanas tienen un toque especial.
Siempre digo que es magia el fuego, el arcoiris, los rayos y agrego el granizo. Hoy esta ventana de esta nueva casa en mi vida me muestra el humor del hielo y el capricho de la nube negra.

El árbol sólo mueve su copa, dice el poeta. Es increíble y tan posible ver como el agua se transforma en una misma. Hoy sólo quiero estar junto a esta ventana y ver la transformación del agua dentro mío.

Amo cómo se desdibuja la reja cuando miro el fondo, las otras casas y cómo se incrementan los sonidos en el aire.
No en cualquier superficie pueden formarse rios, ni granizos, ni arcoiris.
Por eso hay que hacer lugar…
Y abrir la ventana