Sentada en la LUNA

Miro las olas
cada vez más atrás

Estoy adentro de la espiral

Corre el viento,
entra en mi cabeza.
-intento que mis ojos estén acá-

Me importan mucho los arco iris,
me importa que los otros no sean solo otros

Me sumo a la red de soledades,
sintiéndome especial.

-anoto para no olvidarme,
anoto para recordar-

La magia está ahí dentro:
en el centro de la espiral,
en mis ojos acá,
en la última ola,
en el arcoiris,
en los demás.

sentada en la luna
miro el viento pasar,

-anoto para recordar:
el ying y el yang,
la postal,
el perro corriendo en el mar,
el lento caminar,
las ganas de tu holograma.

-para no olvidar-.

EL GOLPE

-ese día el golpe sirvió para despertar un poquito más-

Mientras soñaba,
Hacía brazadas de pez en el aire
Era en la noche, volaba nadando.

En la otra esfera de ilusiones y realidades:
Una fuerte tormenta eléctrica.

-estoy hablando de sueños?

Estoy hablando de despertar a las 4.30 am;
Encender una vela;
Tocarme el cuerpo para comprobar su textura;
Comprobar el acuerdo de que sí existe;
Tomar nota de lo vivido;
y releer al azar una frase justo a tiempo:
“Un electrón es una onda hasta que es observado y entonces se convierte en una partícula. 
Qué es real y predecible en el universo?”

Estoy hablando de sueños?
6 o 7 en una noche de tormenta.
Campos de sueños,
En la noche de lluvia después de un golpe en una zona de poder.
Un golpe de poder, lo llamé.

Estoy hablando de sueños
Y de cómo afrontar ese reto,
De los flashes interdimensionales;
De los miedos a las distancias con lo conocido,
De los solipsismos mal entendidos.

Estoy hablando de sueños!!!!!
De una plenitud alterada
De olvidos y recuerdos lúcidos
De encuentros inexplicables.

Estoy hablando de sueños, si!
Siempre hablo de sueños
Solo que me me olvido
A veces
Que estoy soñando.

Autoayuda

Hoy me subí a un auto

Con destino a Yuda.

Puse todos los libros que dejé atrás

En forma de intentos.

Definí mi destino, Yuda:

El lugar indescriptible

De mi mente

(a dos pasitos luz de mi corazón)

Voy sola. Voy con.

Voy

Escribo en mis notas

En las subidas y las bajadas:

Siempre querré a esos amores.

Escribo: Si, puedo ser más yo misma.

Escribo: También lo sos conmigo.

Escribo: Mi yuda es ideal, pero cambia todo el tiempo.

Cambia porque cambio.

Escribo entre paréntesis

(en verdad no importa, me da miedo mi poder).

El camino a yuda tampoco importa.

Ni el auto. Ni yuda. Ni mis libros mentales

Ni mis intentos

Ni mis notas

Ni mi miedo

Ni mi poder

Ni Ni.

Importa, Pero no importa.

A yuda

O a donde sea

Pero con amor

Y carcajadas

PONIENTE

A las sombras
las prefiero
a la hora del poniente
-se les ve la picardía 
y las pistas son más evidentes-

la brisa
es más real entre los cabellos de una niña

hay una sincronía tan perfecta
en la actuación del cotidiano
en dónde me siento tan afuera
por estar tan adentro

desde ahí
en el ángulo perfecto entre sol y la luna
puedo ver mis manos como ajenas
(¿qué son esas nuevas líneas que llenan la punta de mi tercer dedo?)

En lo interno,
soy extraña.
Afuera, 
mi ubicación es perfecta:
pienso todo lo que siempre pienso
cuando me asombro de lo ordinario

¡Es maravilloso!
El poder, en estos días de febrero
hace que me cuide con las palabras,
(se sienten tan fuerte
las intenciones)

….

Me fascinan las sombras en el poniente
-fijate cómo se mueven!
cómo cambian de color!
cómo te sonríen,
apelando a tus distracciones!

Ya se preparan las aves,<br /cambian sus plumas por espadas
mientras mi piel se vuelve transparente
y los árboles
cierran los caminos

El poniente
sabe
da la chance
vuelve increíble las posibilidades del cielo
me advierte
me da la mano
y las dulces
y saladas
buenas noches

EL APURO

se atraen
los antagonismos
por eso la noche, busca las gotas de día

cuando todo es luz, se sumerge en el hoyo
si canta la bruja, encendida en estrellas
suele correr hasta la orilla
desde donde pueda ver lo conocido

a veces se va
-sin moverse-

se traga el mundo a pedazos
digiriendo rápido o no digiriendo
haciendo esquemas en tres líneas
y resumiendo todo
en una
nada

está en los opuestos de sus adelantes
y de sus atrás
en eso que empuja hacia abajo
con la idea que baja desde arriba

caben siempre las preguntas
esas que crean miles de respuestas
todas ciertas
todas falsas

el apuro es antagónico:
se queda, en el movimiento

-ahora mismo pendiente del contexto,
de las copias,
los amantes,
los halagos-

pero siguiendo con detalle
los pasitos
a tiempo lento
de la conciencia
en el borde
de la locura.

BIG BANG

soy yo o la luna está más cerca?
el planeta gira más rápido,
pero sin tiempo?
(es que perdí el olfato en estos días,
de tanto plástico en la arena)

es posible,
el mar tiene rostro?
la gente camina en círculos espiralados?
las piedras hablan de magnetismo?

será que ya no miro el reloj,
ni el calendario,
ni la cuenta de gastos
e ingresos…

será que cuando más lo pienso
más lo creo
más lo siento
más joven me vuelvo
más más
menos menos.

andar sin paracaidas,
pero con almohadones en los pies.
y si no lo tienes:
puedes hacerlos con cúmulos de nubes,
o soplarte en la punta de los dedos,
o cantarle a los árboles
para que te acolchonen.

le canto a los que están por nacer
a los que renacemos
a los que miran hacia adentro
con las manos hacia afuera
porque sí hay esperanza

ahora cuando camino
miro bien cada paso
de todos los posibles
siempre
es el paso perfecto

será que la fiebre me avisa
que hay algo que ver?
será que vibrar siempre es vida?
será que morir también lo es?

ahí vamos
enredados
convencidos del esfuerzo diario
a diario

parece una canción…

será que ya
estamos camino a ese lugar
donde otros van
a ver la magia
del big bang
en el ser.

Poema de antes

de cuando de tus labios
salían pétalos de estrellas
y “peros” con sabor a costumbre.

de cuando me dolía
la imagen
de mi
en ti,
o de mi en mi
sobre ti.

las imágenes me sabían a disgusto:
la supremacía de las formas, 
lo sabes…
las incontables letras desfibraladas
y las curvas en la inteligencia
haciéndome ver más 
exageradamente
separada.

no te amé por eso,
me amé a mi misma
por pincharme en los reflejos
y mirarme desde adentro
como mujer.

cuando te hablo
me sigo hablando
antes.

ahora
descifro dibujos azarosos:
(hasta en árboles de sombras)
son rostros.

la belleza está
ahí
en las comisuras
en el grito de honestidad
en vos dejándote morir
en mi,
siendo con todas ellas
una 

Bipolaridad POlar

A veces puedo ser un témpano: 
toda el agua que hay en mí se vuelve imperturbable.
Como si el contacto se redujera a lo telepático,
como si todo se resumiera en un blanco,
-o en un eterno punto suspensivo-.

A veces puedo ser un manantial inconmovible,
que elije poner los motivos de los otros como pequeñas hormigas en un desierto,
y los propios en una canasta de cristal de cuarzo,
Como si yo no fuera yo
-o ellos no fueran ellos-

Un bello hielo boreal
Como cuando la quietud nace de la danza
hija de un trance consciente y un amoralismo extraterrestre,
donde no hay vórtices secretos
-sólo copos de nieve suspendidos en el aire-.

En mi otro extremo polar,
los ríos calientes corren como venas, 
con anguilas eléctricas y peces de mil colores.
Navegan delfines bisexuales, 
flores carnívoras nacen en las riberas, 
hay barros sanadores y caracoles venenosos.

Son desesperados mordiscos
los que respiran sincrónicos.
Las paredes de piel roja
y las carcajadas agudas.

Entre tanta bipolaridad
late un camino
de vibración constante.
Me muevo como un péndulo
De sur a norte
De polo a polo
Derritiendo montañas
Evaporando deshielos
Como nubes
Condensadas en un cuarto.

Macro círculo

En el círculo está la línea;

la línea compone el círculo.

Que no se vea con los ojos de oficina,

no es sorpresa.

“Es sorpresa cuando todo se conecta…”

-dice él, dormido-

Cuando despierta

en verdad no despierta.

Por eso sólo ve la línea.

MINUTOS

Que saben a “gracias”

en mi vida

-toda-:

cuando me miré en el espejo y no me reconocí;

cuando mi madre me preguntó si sentía el calorcito

en el pecho, en el abrazo

(me susurró que eso era el amor);

en el vapor de la ducha-

las infinitas preguntas del qué y para qué;

los primeros sueños reiterados;

la risa hasta hacerme pis;

el día que decidí soltarme el pelo;

el olor de la montaña

y el sonido en la mañana de campo;

el viaje iniciático en Egipto.

Cuando amé hasta encenderme en fuego;

cuando me equivocaba siempre por elección,

Cada una de las sorpresas

en los días y las noches de La Plata;

(las místicas y las políticas).

Ese día de despertar fuerte de la magia.

Vos

y vos

y vos

y todxs ustedes.

En cada minuto

de gracias.